La selección de un Software de Gestión ERP es una decisión muy importante para cualquier empresa, que supone una inversión elevada en recursos económicos, humanos y de tiempo. De una correcta selección y una óptima implementación dependerá el funcionamiento de la empresa en los próximos años, por lo que es importante que consideres no solo los costos económicos sino también muchas otras cuestiones para asegurarte de tomar la decisión correcta.

La elección del Software de Gestión ERP para tu empresa es un proceso largo y complejo, en el cual se pueden distinguir cinco grandes etapas por las que deberás atravesar.

  1. Elección de responsables. El primer paso es elegir el grupo de personas a los que se les asigna la tarea de ser los responsables del proceso de selección. En esta instancia no es recomendable que la elección recaiga sobre un solo individuo, sino que se impliquen varios departamentos para que cada uno pueda especificar mejor los requisitos de su sistema ideal.
  2. Recopilación de la información. Este proceso es de gran importancia ya que consiste en averiguar sobre las posibles soluciones que hay en el mercado y sus principales características. La búsqueda de información puede realizarse en diferentes medios y depende en gran medida de las necesidades de la empresa. Las organizaciones que nunca han tenido un ERP se fijaran principalmente en el precio y en las funcionalidades que ofrece, mientras que las empresas con cierta experiencia en el campo valoraran cuestiones que tienen que ver con el servicio proporcionado y las soluciones que el Software ERP ofrece a largo plazo.
  3. Presentación de soluciones. Después de recopilar toda la información, se procede a contactar a los posibles proveedores para realizar reuniones informativas donde se muestra una versión demo del sistema y se elabora una cotización. Es un proceso crucial donde debes contarles tus necesidades y objetivos a los proveedores potenciales para que ellos puedan asesorarte correctamente. Un Software de Gestión ERP funciona en todo tipo de empresas y su selección depende de factores como el tamaño de la compañía, el rubro en el que se desempeña, sus procesos internos, los recursos con los que cuenta, etc. Por ello, en Flexxus contamos con un grupo de asesores especializados que analizan tus necesidades y brindan toda la información necesaria para que puedas elegir la opción adecuada.
  4. Valoración de las soluciones y presupuestos. Este es el primer filtro, donde se analizan la viabilidad técnica y económica de cada solución. Para ello, deberás establecer previamente criterios de evaluación aplicables tanto para el sistema  como para la empresa proveedora. Con respecto al Software ERP, algunos ejemplos de estos factores son: funcionalidades del sistema, la facilidad para implementarlo, que sea modular, la facilidad para personalizarlo y la compatibilidad con otras aplicaciones y sistemas. Un buen ERP como Flexxus Enterprise debe ser funcionalmente completo, flexible, especializado, fácil de usar, debe ser capaz de crecer a la vez que lo hace la empresa, evolucionar tecnológicamente, ser seguro y reducir costes. Con respecto al proveedor, es importante seleccionar bien la empresa con la que vamos a trabajar porque se convertirá en un importante aliado para nuestro negocio. Algunos factores a tener en cuenta son la experiencia con clientes del rubro, el nivel de cobertura nacional, las características del soporte técnico, las frecuencias de actualización, garantías y certificaciones. Estas variables deben permitirte quedarte con una o dos soluciones y descartar el resto.
  5. Tomar una decisión. Luego de analizar las variables técnicas y los costes de adquisición, propiedad, actualización y mantenimiento, debes elegir la opción que satisfaga tus necesidades con la mejor calidad y el coste de amortización más competitivo. En esta fase crítica es donde finalmente se toma la decisión definitiva sobre una solución y se procede a implementarla en la empresa. Una vez seleccionado el producto y el proveedor adecuado, es imprescindible contar con la colaboración de todo el personal involucrado, tener totalmente definido el modelo de procesos de trabajo y fijar objetivos claros, realistas y medibles, para poder evaluar los resultados.

 

Si necesitas más información, podes ingresar a:

 

 

Te interesó nuestra publicación? Compartí o comentá!